top of page

¿CÓMO MEJORAR LA VIDA?

Muchos alguna vez nos hemos hecho la pregunta ¿por qué vivo?

Es una pregunta sin respuesta, o con una respuesta muy personal que cada quien puede imaginar.
Otras preguntas pueden ser ¿de dónde vengo y para donde voy?

Como persona yo sé que vengo del momento anterior y voy para el momento siguiente, pero también puedo darme cuenta de que si estoy verdaderamente en el momento presente no se me ocurre preguntar nada.


Caigo en cuenta de que, cuando me hago preguntas, mi atención consciente se ha salido del momento presente y está puesta en mi mente, observando memorias pasadas.


Aunque hacerse preguntas existenciales y tratar de contestarlas puede ser interesante y ayudar a mejorar la vida, no produce tanta dicha cómo vivir fluyendo naturalmente en la existencia, es mejor vivir agradecidos por lo que sea que la vida nos vaya dando en cada momento presente.


Todos los momentos pasados conforman la experiencia humana, la que puede llevar a imaginar interesantes respuestas a las preguntas existenciales.


Si nos vamos atrás y más atrás, llegaremos a un punto donde estará el comienzo de todo.

Si todo comenzó en algún momento, entonces empezamos a existir de la nada, de una nada con el potencial de crear todo. A esa nada le hemos dado el nombre de Dios.


También podría uno imaginar que el universo físico nunca tuvo comienzo, que simplemente ha existido eternamente.


La nada va evolucionando y manifestándose en el espacio del universo físico de energía, como seres que van cambiando y evolucionando, apareciendo y desapareciendo, desde formas sin vida hasta los seres vivos y conscientes que existimos en este momento, como es el caso de cualquier otra persona humana.


Visto así, no importa comprender o responder la pregunta ¿de dónde vengo? Porque lo más inmediato es lo real y es que vengo del momento presente que acaba de pasar, o sea del instante anterior; ni ¿adónde voy?, pues sé que voy al momento siguiente o al instante que comienza a partir del momento presente.


De cualquier manera, mi vida solo está ocurriendo en el momento presente; como la vida de los animales o de todos los seres vivientes y no vivientes que están existiendo en el presente. Ninguno de ellos, salvo nosotros los humanos, es consciente del paso del tiempo que va ocurriendo en el universo físico.


La capacidad de darse cuenta y de medir los cambios que ocurren en el tiempo es solo del humano que tiene una mente con una conciencia que, además de percibir su entorno, puede recordar memorias pasadas, imaginar eventos futuros y crear cambios en su realidad presente.


Además, sabe que los únicos seres pensantes en este momento son los humanos y que cada uno posee una mente con una conciencia individual que le permite la libertad de hacer lo que quiera con su vida.


Otra pregunta que con frecuencia nos hacemos las personas es ¿por qué no soy tan feliz como yo quisiera serlo?

La respuesta es simple: porque estoy viviendo una experiencia humana que produce situaciones cambiantes instante tras instante, momento tras momento. Esos cambios pueden afectar positiva o negativamente a mi cuerpo y ofrecerme sensaciones de bienestar o malestar.


Si yo tengo mi atención permanentemente fijada en el momento presente y puedo abstraerme de traer pensamientos de memorias pasadas o imaginaciones futuras, no tendré nada con que comparar lo que está ocurriendo en el momento presente; entonces, en este momento no habrá nada distinto de lo que puede estar sucediendo en este momento, porque no hay nada con que comparar para poder decir si pudiera ser mejor o peor.


Al no traer ninguna imagen mental del pasado ni ninguna imaginación del futuro, podré ver con claridad o sentir con claridad lo que me está ocurriendo en el momento presente y aceptarlo. Eso me genera paz.

Entonces lo único que yo puedo hacer en este momento es darme cuenta de si lo que estoy sintiendo me está produciendo bienestar o malestar. Si no me estoy sintiendo bien, puedo hacer algo concreto para empezar a cambiar la situación presente hacia un futuro con bienestar. Lo mejor que debo hacer es observar la causa de no estarme sintiendo bien y hacer lo mejor posible para eliminarla.


Para poder observa bien toda la atención de mi conciencia debe estar en el momento presente sin ningún pensamiento. Como eso siempre genera paz, puedo observar con claridad y hacer lo mejor posible para enfrentar la situación presente.


La experiencia humana nos muestra que cuando no nos estamos sintiendo bien, simplemente hacemos cosas para corregir ese “no sentirnos bien” pero sin observar cuidadosamente lo que está ocurriendo para conocer la causa.

Entonces casi nunca hacemos lo mejor posible, sino lo que nos indican algunos contenidos en la mente.


Felizmente, uno puede descubrir que la causa de no estarse sintiendo bien se debe a que su nivel de conciencia es bajo y por eso se equivoca y comete errores en muchas de sus acciones.

Al comprender que para percibir bien la realidad del momento presente, observándolo con claridad, es necesario aprender a liberar la atención de la conciencia de juicios e ideas fijas que haya en su mente, la persona sabe que lo mejor que puede hacer en cada momento presente es lo que le va diciendo la voz de su conciencia.


Por eso toda persona que quiera vivir en paz con bienestar y libertad financiera en el mundo debe responsabilizarse por aclarar más y más su conciencia.

¿COMO MEJORAR LA VIDA?


Aprendiendo a bajar la conciencia de la cabeza al corazón para vivir como un ser integrado como persona que vive transitoriamente en el mundo, con una mente manejada por una conciencia que permite ser iluminada por el alma o ser espiritual que cada uno es, pero que la mayoría de los humanos, que tenemos la posibilidad de reconocerla, la hemos ignorado.


Si aprendemos a silenciar los pensamientos en los momentos en que no nos sentimos bien y al silenciarlos podemos observar con claridad cuál es la causa de nuestro malestar, nos daremos cuenta que está en el adormecimiento de la conciencia; y que en la medida en que uno la vaya despertando irá sintiéndose mejor y mejor, puesto que puede observar claramente las causas de lo que le hace sentir mal y corregirlas adecuadamente; o sea que nuestro hacer se vuelve más consciente y nos permite hacer lo mejor posible en cada momento presente.



Juan Adrián Karca



bottom of page