Cuando mueras solo quedará tu espíritu


Aprovecha la vida para hacer lo mejor que puedas para descubrir quién eres, más allá de tu cuerpo, mente y conciencia transitorias, y tu felicidad será eterna.

En ConcienciaAhora.com puedes encontrar señales y guías de apoyo.

Cuando mueras, no te preocupes por tu cuerpo... tus parientes, harán lo que sea necesario de acuerdo a sus posibilidades.

Ellos te quitarán la ropa,

Te van a lavar

Te van a vestir

Te van a sacar de tu casa y te llevarán a tu nueva dirección.

Muchos vendrán a tu funeral a "despedirse". Algunos cancelarán compromisos y hasta faltarán al trabajo para ir a tu entierro.

Tus pertenencias, hasta lo que no te gustaba prestar, serán vendidas, regaladas o quemadas.

Tus llaves

Tus herramientas

Tus libros

Tus cds

Tus zapatos

Tu ropa...


Y ten por seguro que él

mundo no se detendrá a llorar por ti.

La economía continuará.

En tu trabajo, serás reemplazado. Alguien con las mismas o mejores capacidades, asumirá tu lugar.


Tus bienes irán a tus herederos...

Y no dudes que seguirás siendo citado, juzgado, cuestionado y criticado por las pequeñas y grandes cosas que en vida hiciste.

Las personas que te conocían solo por tu semblante dirán; Pobre hombre, o Él se la pasaba muy bien


Tus amigos sinceros van a llorar algunas horas o algunos días, pero luego regresarán a la risa.


Los "amigos" que te jalaban a las pachangas, se olvidarán de ti más rápido.


Tus animales se acostumbrarán al nuevo dueño.

Tus fotos, por algún tiempo quedarán colgadas en la pared o seguirán sobre algún mueble, pero luego serán guardadas en el fondo de un cajón.

Alguien más se sentará en tu sofá y comerá en tu mesa.


El dolor profundo en tu casa durará una semana, dos, un mes, dos, un año, dos... Después quedarás añadido a los recuerdos y entonces, tu historia terminó.


Terminó entre la gente, terminó aquí, terminó en este mundo.

Pero comienza tu historia en tu nueva realidad... en tu vida después de la muerte.

Tu vida a donde no te pudiste mudar con las cosas de aquí porque