El conde de Montecristo y la claridad mental.