FLUIR CON LA REALIDAD 

Este es el tiempo de fluir con la realidad para alcanzar tus logros, tus sueños, tus deseos; Este es el mejor momento: aquí y ahora.


Deja de lado las quejas, ellas te ponen negativo; además, porque fundamentalmente tú has hecho lo que querías en tu vida, aunque te hayas equivocado.

Este es el momento de la aceptación de lo que ya es hasta ahora, y comienza a entender que la dificultad presente te edifica. Cada dificultad nos ayuda a crecer, si tenemos el valor de hacer lo mejor posible en cada momento y empezamos los cambios necesarios para ir creando un buen futuro.

Entiende que el verdadero triunfo nace de la muerte de un error, cuando tomamos conciencia de ello, triunfamos.


Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal con fe y actitud positiva.


Pero sé paciente, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato.

Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo vendrá a tus manos en el momento oportuno.


Aprende a esperar el momento exacto para recibir los beneficios que reclamas.


Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura.

No revuelvas una herida que está cicatrizada.


No rememores dolores y sufrimientos antiguos.


Lo que pasó, pasó; mira siempre hacia adelante.


De ahora en adelante procura construir una vida nueva, dirigida hacia lo alto y camina hacia delante, sin mirar hacia atrás.


Haz como el sol que nace cada día, sin acordarse de la noche que pasó.


Sólo contempla la meta y no veas qué tan difícil es alcanzarla.


No te detengas en lo malo que has hecho, camina en lo bueno que puedes hacer.

No te culpes por lo que hiciste, más bien decídete a hacer lo mejor posible ahora.


No trates que otros cambien; sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú.