Mi interés en las mariposas.



Todo comenzó cuando me di cuenta de que la mariposa antes de ser mariposa sufre una transformación que va desde el huevito, pasando luego por una especie de larva fea, luego a una especie de gusanito, después de eso ese gusanito se convierte en una “pupa” o una casita donde se acaba de desarrollar la mariposa, y finalmente la mariposa revienta la pupa y sale a desplegar sus alas. Primero tiene que esperar un ratito para secarlas y luego comienza a volar y a vivir una corta vida, pero esplendorosa porque puede soltar todos sus colores y volar ayudando con su trabajo de polinización por aquí por allá.


Lo anterior me puso a pensar que la evolución en la vida y desarrollo de la mariposa es una excelente metáfora para el ser humano que nace, crece, y va madurando y llenando su mente de muchas ideas fijas y datos falsos que le infunden inseguridades y miedos que van limitando su desarrollo personal y su capacidad para participar ayudando a otros.

Entonces debería comenzar a borrar todos los datos falsos e ideas fijas que hay en él y volver a sentir como lo hacía de niño inocente que no le tenía miedo a nada y era dichoso. Podría entonces empezar a conocerse mejor para desarrollarse integralmente y saltar a una vida mejor en el mundo, con todos sus plenos potenciales desarrollando lo mejor de sí, como lo hacen las mariposas al salir de la “pupa”.


Una compra para crear JARDINES PAZ y AMOR


Una maestra llamada ADITA me invitó a conocer Guatapé-Antioquia y terminé enamorado de ese bello jardín colombiano, pensando que allí podría comenzar a crear unos jardines o jazmines de paz y amor, como los imaginé en mi libro SILVERIO Y EL TITIRITERO, donde describo un mundo de Jazmines en el que se valora y respeta a los niños, incluido el niño adormecido que los adultos llevamos por dentro.


El jardín de la casa de ADITA en Guatapé


Terminé comprando un pequeño terreno al lado de la casa de ADITA y nos asociamos para crear un bello jardín que albergue mariposas, pensando que podrá servir como una metáfora que motive a quienes sepan de él o lo visiten, a volverse individuos PEPISA: participativos, entusiastas, productivos, inteligentes, sanos y amorosos.


Personas que se interesen en ayudar a CREAR SOCIEDADES PRÓSPERAS y ABUNDANTES para todos, no solo para unos pocos.



La casa de ADITA y la nueva adquisición para los JARDINES PAZ y AMOR:

Muy pronto les invitaré a conocerlo.


Juan Adrián Karca

CONCIENCIA AHORA