MI MUNDO, TU MUNDO y NUESTRO MUNDO

Mi mundo es el que yo percibo con mi conciencia y mis sentidos. Si yo no lo percibo, ese mundo no existe. Y si mi mundo no existe, qué importa que los demás seres existan o no, pues yo no me daría cuenta de ellos.


Mi mundo está compuesto de todo lo que me permite ser, desde la primera partícula de energía, hasta el aire, el agua, la tierra, las plantas, los animales y las personas que viven en mi entorno.


Para que tú existas como persona, ser vivo o cosa, tienes que existir en mi mundo, que es el único que existe para mí; de lo contrario, tú dejarías de existir.

Para que yo exista para ti, es necesario que yo exista en tu mundo, que es el único que existe para ti; de lo contrario, yo dejaría de existir.


Por eso tú y yo somos lo mismo, aunque pensemos que somos diferentes por la manera de ver nuestros mundos y de opinar sobre ellos.


Tú y yo somos el mismo amor que entra, crea y transforma cada partícula de cuerpo, mente y conciencia del universo físico, permitiéndole salir a lo que ya no tiene un propósito.

Tú y yo podemos decir: No soy el cuerpo particular en el que vivo, tampoco soy la mente que piensa en él. Soy una luz de amor que entra, crea y transforma cada partícula o célula del cuerpo, mente y conciencia del ser en el que me estoy manifestando en este momento, permitiéndole salir a lo que ya no tiene un propósito.


(Jak@ConcienciaAhora.com)