top of page

Ser y no ser

Hoy, la inseguridad y angustia crecientes por los acontecimientos mundiales están haciendo que muchas personas sean atraídas hacia APTITUDES o estados de conciencia negativos como IRA y MIEDO, que generan emociones de odio y ansiedad, hasta APATÍA que produce desesperación o depresión con deseos de renunciar a la vida.


Esta situación presente me hace recordar la famosa frase “Ser o no ser, esa es la cuestión” del discurso del príncipe Hamlet en una de las más famosas obras de William Shakespeare.

Fue esa disyuntiva entre existir o no existir, vivir o morir, estar o no estar, algo que me impresionó tanto desde que era un chico pensante, que apareció sin respuesta hasta los sucesos de la pandemia, cuando sufrí una terrible depresión que me llevó inclusive a contemplar la posibilidad de buscar la eutanasia voluntaria para liberarme de la desesperación que por algunos momentos sentí.


Felizmente, después de un momento de lucidez ocurrido a mediados del 2020, cuando se decretó la pandemia, aparecieron en mi mente con una claridad nunca antes percibida por mí las siguientes dos frases:

1. ¿SOY o NO SOY? Esa es la pregunta.

2. ¡SOY y NO SOY! Esa es la respuesta. Y comprendí que SOY un ser mortal como cuerpo, pero NO SOY mortal como presencia interior o conciencia que desconozco y debo interesarme en conocer para vivir mejor.


Desde entonces comencé a experimentar cambios en mi mundo interior y a ser atraído con más frecuencia hacia APTITUDES o estados de conciencia positivos como VOLUNTAD y ACEPTACIÓN, que generan emociones de optimismo y perdón, hasta RAZON y AMOR que producen comprensión y reverencia, lo mismo que la serenidad necesaria para vivir con mayor frecuencia en estados de ALEGRÍA y PAZ.

(Juan Adrián Karca)


bottom of page